lunes, diciembre 16, 2019

El pasado sanguinario de la tradición de las posadas

Pachuca, Hgo., 16 de diciembre de 2019.- Por tradición, en la fe católica hoy 16 de diciembre inician las posadas, pero la historia detrás de estas celebraciones tiene un lado no tan puro.

 

Resulta que el fraile agustino, Diego Soria, se inspiró en los Aztecas para realizar dicha celebración en México. Él solicitó autorización al Papa para llevar a cabo nueve misas en los días anteriores a la Navidad para celebrar el nacimiento de Jesucristo; lo anterior, motivado por las celebraciones indígenas que por las mismas fechas realizaban una importante fiesta en honor al nacimiento del dios de la guerra, Huitzilopochtli.

 

Entre los rituales que se hacían a este dios, el pueblo Azteca solía comprar un esclavo propicio para representar al dios Quetzalcóatl, quien según sus creencias, bajaba a visitarlos durante las fiestas en conmemoración al sol viejo.

 

Transcurridos los nueve días que tomaba esta celebración, el esclavo era sacrificado en honor a la Luna.

 

Con el paso del tiempo, los agustinos promovieron la sustitución de personajes y así desaparecieron a la divinidad prehispánica, mantuvieron la celebración y le dieron características cristianas, planteando que la nueva tradición serviría como preparación para recibir a Jesús en su corazón el día de Navidad y promovían la conversión al cristianismo.

 

 

+